conselleiroeducacion

Publicado en Vigo Metropolitano (ver)

 

La Xunta renovará de cara al próximo curso escolar los conciertos educativos de 255 centros educativos gallegos, incluidos los cinco colegios que desarrollan la educación diferenciada. El bipartito decidió no conceder el concierto con estos centros educativos al considerar que infringían la Ley Orgánica de Educación (LOE), algo que los colegios niegan.

Los cinco centros afectados están situados en A Coruña (Montespiño y Peñarredonda) y en Vigo (Montecastelo, Las Acacias y Aloya) y defienden una educación diferenciada. Esta razón llevó al anterior Ejecutivo a no renovarles el concierto educativo, una decisión que se hizo oficial a mediados de abril, cuando el bipartito ya estaba en funciones.

En concreto, fue la Consellería de Educación -dirigida por la socialista Laura Sánchez Piñón- la que notificó a los cinco centros afectados que dejarían de ser financiados con fondos públicos. Dos de ellos (Montecastelo y Peñarredonda) sólo admiten niños, mientras que los otros tres (Montespiño, Las Acacias y Aloya) son exclusivamente femeninos.

Ahora, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo ha decidido dar marcha atrás y renovar los conciertos educativos a todos los centros que ya lo tenían en el curso 2007-2008. El único que se quedará sin él es el Colegio Nebrija Pardo Bazán, en As Pontes, al no alcanzar el número mínimo de alumnos necesario para acceder al concierto.

En todo caso, el actual Ejecutivo considera que no hay motivos jurídicos para retirar los conciertos educativos a estos colegios, toda vez que los padres tienen a su disposición otros centros de carácter mixto, lo que garantizaría la libertad de elección.

El Gobierno de Núñez Feijóo cree que los centros que separan alumnos por género no infringen el artículo 84.3 de la LOE, en la que se establece textualmente que “en ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

La medida aprobada por el bipartito en funciones contó con el apoyo de algunos sindicatos educativos –como CC.OO., CIG o STEG– y la oposición de dos patronales de centros privados (CECE y Escolas Católicas) y de los propios centros, que anunciaron la presentación de un recurso judicial contra esta decisión.

Precisamente, las dos patronales celebraron ayer la renovación de los conciertos a los cinco colegios gallegos que segregan alumnos. “Apoyamos y nos alegramos de la decisión de la Xunta de Galicia ya dicha acción responde a legalidad y se ajusta a Derecho”, indicó José Manuel Álvarez.

259 millones de euros anuales

En conjunto, el Consello da Xunta dio ayer luz verde a la renovación de los conciertos educativos, con los que se dará cobertura a 255 centros de la comunidad, que ofrecen clases de educación infantil, primaria, ESO o ciclos formativos de grado medio y superior.

La Administración gallega destinará cada año 259,1 millones de euros para el pago de los conciertos, con lo que se cubre el salario de los docentes y otros gastos como luz, calefacción, material de oficina y las nóminas del personal de administración y servicios.

Además, este año se destinarán 90,1 millones de euros –para abonar los gastos de lo que queda del 2009– y para 2013 se reservan otros 167,1 millones, ya que ese año se celebrarán elecciones autonómicas.

Por provincias

De los 255 conciertos educativos renovados por la Xunta, 106 están situados en la provincia de Pontevedra y otros 102 en la de A Coruña. El resto pertenecen a las provincias de Ourense (29) y en donde se localizan otros 18 centros.

Según las cifras aportadas por la Consellería de Educación, los conciertos educativos permitirán el funcionamiento de 3.853 unidades, de las cuales 818 son de educación infantil, 1.643 de primaria, 1.073 de secundaria, 151 de educación especial, 142 de formación profesional y 26 de programas de cualificación profesional.

PATRONALES

Las patronales de la enseñanza se congratulan por la renovación de los conciertos educativos que el Consello de la Xunta de Galicia acaba de aprobar como garantía de la libertad de enseñanza

Las patronales de la Enseñanza privada, CECE-GALICIA y ESCOLAS CATÓLICAS-Educación e Xestión, “celebran” la decisión de renovación de los conciertos para los centros concertados por parte de la consellería de Educación de la Xunta de Galicia. El presidente de CECE-Galicia, José Manuel Álvarez, destacó hoy que “apoyamos y nos alegramos de la decisión de la Xunta de Galicia ya dicha acción responde a legalidad y se ajusta a Derecho y así gana la libertad de enseñanza”.

Las patronales de centros concertados también quieren dejar claro que “las ayudas públicas a los centros de educación diferenciada, a través de los conciertos educativos, han sido refrendadas por el Tribunal Supremo en sentencias firmes, y se ajustan a la legalidad de acuerdo con la la Constitución Española y la legislación internacional”. Una buena prueba de ello es que en Asturias el Tribunal Superior de Justicia acaba de conceder medidas cautelares contra la pretensión de la Consejería de Educación de suprimir el concierto a un centro de educación diferenciada del principado y ha obligado a dicha Consejería de Educación al mantenimiento del concierto educativo.

Respecto a aquellos colegios cuyos padres optan por la enseñanza diferenciada, y que también han visto renovado el concierto, las Organizaciones Patronales CECE-GALICIA y ESCOLAS CATÓLICAS recuerdan  que es “una opción pedagógica de reconocida eficacia y no es discriminatoria ya que responde a la diversidad en la atención de los alumnos, y lo más importante es que es un modelo que permite  que los padres pueden elegir en consonancia con el principio de Libertad de enseñanza”.

Por todo esto, las patronales felicitan a la consellería de Educación del gobierno gallego que defiende así, dotando de medios económicos, la libertad de los padres a la hora de elegir centro escolar que crean más conveniente para sus hijos. CECE-GALICIA y ESCOLAS CATÓLICAS consideran que para que exista libertad de enseñanza es necesario que pueda ofrecerse a la sociedad una oferta amplia y plural y para ello la libertad de empresa es absolutamente imprescindible.

El modelo pedagógico de un centro educativo debe ser respetado y apoyado a través del concierto educativo, por las autoridades educativas cuando este modelo responde a la demanda social de cientos de familias y se ajusta a la legalidad vigente.

USO

USO, La Orden de Conciertos responde al mandato constitucional.

La Federación de Enseñanza de USO-Galicia se muestra su “satisfacción” por la decisión de la Xunta plasmada en la recién aprobada Orden de Conciertos de mantener el concierto a aquellos centros que, en uso de la autonomía organizativa y pedagógica que la Ley les otorga, optan por ofrecer una enseñanza diferenciada. La existencia de este tipo de centros no conlleva ningún tipo de discriminación, son centros debidamente autorizados por las Administración educativa para impartir la enseñanza objeto del concierto y facilitan otra opción pedagógica para  que los padres pueden libremente escoger de acuerdo a sus propias convicciones, lo cual resulta coherente con el mandato constitucional vigente.

“La cuestión de la legalidad de la existencia de este tipo de centros no parece ser el objeto de la cuestión, sino si estos deben estar o no concertados. Pues bien la respuesta es sencilla, para el acceso al concierto educativo deben cumplir que estén autorizados, que exista demanda de ellos, y cubran necesidades de escolarización, está claro que estos centros cumplen estas condiciones y por tanto lo legal es concederles el concierto”, afirman en su comunicado.

Desde la Federación de Enseñanza de USO-Galicia, “creemos que hemos asistido, una vez más, a un intento de imponer un único modelo de escuela, frente a los que pensamos que pueden y deben existir distintas opciones para que las familias puedan elegir libremente. Esta elección sólo se podrá realizar en igualdad de condiciones si existe el concierto educativo. De lo contrario estaríamos ante una situación claramente discriminatoria, sólo quien tenga recursos podrá elegir la educación que quiere para sus hijos, algo que desde la USO siempre hemos rechazado”.

También ven con preocupación, desde la USO, que los que cuestionan la financiación pública para este tipo de centros, se olvidan de su profesorado y del personal no docente, que tiene los mismos derechos y obligaciones que en cualquier otro centro y por tanto a percibir sus retribuciones y demás condiciones sociolaborales con arreglo al concierto. Eso sí sería objeto de discriminación laboral por razón del tipo de centro en el cual realizan su  trabajo.

“Desde la USO nos parece bien que existan y se promuevan centros que desarrollen la coeducación, pero el mismo derecho tienen los que en virtud de la autonomía organizativa y pedagógica plantean un modelo de educación diferenciada. La USO siempre defenderá el sano pluralismo escolar”.