Publicada en ACEPRENSA (ver) y en The New York Times (ver)

La escuela pública 140 – también conocida como Eagle School– (visitar)  está en el Bronx, y ha recurrido a la enseñanza diferenciada por sexos para los alumnos de 11 años. “Las clases separadas para chicos y chicas en esta escuela, que comenzaron como un experimento el curso pasado para mejorar los mediocres resultados escolares y los problemas de conducta, forman parte de las 445 clases de este tipo que funcionan en el país, según la Asociación nacional para las escuelas públicas de enseñanza diferenciada. La mayoría surgieron cuando en 2004 una disposición federal dio libertad a las escuelas públicas para separar a chicos y chicas”.

“En el país hay 95 escuelas públicas de enseñanza diferenciada –incluidas una docena en Nueva York–, y aunque son plenamente legales, todavía despiertan las críticas de muchos. Pero la separación por clases con solo un pasillo por medio es generalmente más aceptable social y políticamente. Y a diferencia de otros programas dirigidos a mejorar los resultados escolares, no tienen un coste añadido”.

“Haremos todo aquello que funcione, siempre que podamos conseguirlo aquí”, dice el director de la escuela, Paul Cannon. “Pensamos que esto era otra herramienta que había que probar”. Unos pocos padres expresaron reservas al principio, pero el experimento ganó la suficiente aceptación en un año como para que empezara a aplicarse también en el primer ciclo de la secundaria.

Uno de los padres que tiene un hijo en este tipo de clases, dice que “antes se trataba de demostrar a las chicas quién era más fuerte, con peleas y haciendo ver que se era moderno”. “Ahora los profesores no están preocupados por problemas de mala conducta, y cuando mi hijo habla de la escuela, habla de las clases”.

El reportaje agrega que no hay pruebas claras que las clases separadas den siempre mejores resultados que las otras, pero las declaraciones de profesores y profesoras que tienen clases de este tipo en Eagle School muestran satisfacción.