Artículo publicado en el Washington Post, domingo, 15 de junio de 2008
Por Michael Chandler y Alison Maria Glod


En la clase de segundo grado de la Sra. Demshur las niñas estaban sentadas en un círculo ordenado y se turnaban leyendo poemas que habían compuesto. “Si yo fuera un tucán, piaría, volaría”, comenzó una niña. Cuando terminó las demás aplaudía cortésmente.

En el aula de abajo, en la clase de segundo grado del señor Reynolds los niños leían poemas en voz alta desde sus mesas y en todas direcciones. Un especialista en lectura caminó alrededor con un micrófono. “Si yo fuera un leopardo de las nieves, cazaría, correría”, comenzó un muchacho. Un compañero se retorció a lo largo de su silla mientras el otro leía… Otro se arrastraba por el suelo.

 

Así que fue una clase de artes del lenguaje en Washington Elementary School Mill el mes pasado, con los niños en una habitación y las niñas en otro. La escuela del Condado de Fairfax, en el año académico que está llegando a su fin, se unió a un pequeño pero de rápido movimiento creciente hacia la Educación Diferenciada en la escuela pública. El enfoque se basa en la muy debatida pero cada vez más popular idea de que las niñas y los niños aprenden de maneras diferentes y serán más eficaces si las clases están diseñadas para sus necesidades particulares.

 

Con el apoyo del gobierno federal, la Educación Diferenciada, que ha sido durante mucho tiempo una característica de las escuelas privadas se multiplican en las escuelas públicas en la zona de Washington y en otros lugares. En el próximo otoño, alrededor de 500 escuelas públicas a nivel nacional ofrecerán Educación Diferenciada según la National Association for Single-Sex Public Education con sede en el Condado de Montgomery. Hasta hace una década eran sólo un puñado. El enfoque es especialmente atractivo para algunas escuelas que luchan en el mercado por una reforma a bajo costo.

 

En 2002, la ley No Child Letf Behind Ningún (Que ningún niño se quede atrás) habla de la Educación Diferenciada como una “innovadora” herramienta para impulsar el logro. Sin embargo, las leyes contra la discriminación habían prohibido el uso generalizado de dichas clases, permitiéndoles sólo en algunos casos, como las lecciones de educación sexual. Un cambio en las regulaciones federales en 2006 dio a las escuelas mayor flexibilidad, permitiendo que los niños y las niñas estuviesen separados, siempre y cuando fuera voluntario y se ofreciesen clases mixtas “sustancialmente iguales”.

 

Varias escuelas públicas en la zona de Washington han comenzado a ofrecer Educación Diferenciada o tienen previsto hacerlo. Woodbridge Middle School en el Condado de Prince William, el viernes terminó el primer año de un período de dos años del programa piloto que ofrece clases de Educación Diferenciada para algunos estudiantes. En Prince George’s County, Freeman-Drew Middle School los alumnos se dividirán por sexo para la mayoría de las clases a partir de agosto. En el distrito, dos nuevas escuelas que comenzarán en agosto ofrecerán Educación Diferenciada.

 

A medida que el movimiento crece, también lo hace el debate sobre si los niños y las niñas realmente aprenden mejor por separado. La investigación sobre la Educación Diferenciada en la escuela pública sigue siendo escasa. La mayoría de los estudios han examinado las escuelas privadas.

 

Los defensores de la Educación Diferenciada sostienen que en la escuela los niños y las niñas son muchas veces injustamente tratados en aulas mixtas y que los estudiantes de familias con bajos ingresos se merecen el acceso a entornos de aprendizaje que eran exclusivos de las escuelas privadas. También citan recientes investigaciones que indican las diferencias de sexo en los cerebros y el desarrollo cognitivo.

 

“Nosotros, como nación, no entendemos las diferencias de género y… Lo consideran políticamente incorrecto hablar de ella”, dijo Leonard Sax, fundador de la única asociación de educación sexual y autor del libro “Why gender matters”. Como resultado, dijo, las escuelas no están ayudando a los estudiantes a alcanzar su potencial. “Estamos eliminando sin querer a las niñas de la informática e ingeniería, y echando a los niños de temas” como las artes y las lenguas. Él sostiene que la Educación Diferenciada puede invertir la tendencia.

 

Sin embargo, muchas feministas y de derechos civiles líderes citan una larga historia de separación y la desigualdad de la educación de las niñas, y sostienen que con esa separación se perpetúan estereotipos dañinos. La American Civil Liberties Union de Kentucky y cinco familias presentaron una demanda en May contra el Departamento de Educación de los Estados Unidos y otros, alegando que los programas de educación diferenciada violan la ley federal de lucha contra la discriminación y son inconstitucionales.

 

“La Educación Diferenciada no es la mejor preparación para un mundo mixto”, dijo Emily J. Martin, director adjunto de ACLU’s Women’s Right Project.

 

La directora de la escuela elemental de Mill en Washington Lizette “Tish” Howard dijo que la uniformidad en los estándares y la calidad del personal docente garantizaban la paridad de todas las clases. Dijo que todos los niños y niñas de todas las clases podrían ayudar a remediar la larga lista desigualdades que había observado en su carrera así como el sobrediagnóstico de los niños en educación especial.

 

Howard pidió a los padres el año pasado si estaban interesados en aulas diferenciadas para las materias académicas básicas. Para su sorpresa, “No podía llenar las clases lo suficientemente rápido”, dijo. Optó por empezar con un sexto grado, porque los adolescentes están empezando a “enamorarse unos con otros” cada primavera, y segundo grado porque ella quería seguir su progreso a lo largo del tiempo. El próximo año escolar, la iniciativa se ampliará a quinto y tercer grado.

 

Para ayudar a los profesores a prepararse para el nuevo formato, Howard compro ejemplares del libro “Boys and Girls Learn diferently!” del terapeuta familiar Michael Gurian. El libro cita estudios del cerebro que muestran, entre otras cosas, que los niños no se escuchan tan bien como las niñas, y que las niñas son más sensibles a la luz. Los chicos necesitan moverse y estar alerta, escribe Gurian, mientras que las niñas se comportan mejor y prestan más atención. El libro sugiere técnicas de enseñanza para hacer frente a esas diferencias.

 

David Sadker, un profesor de la American University y co-autor de “Falling at Fairness: How Our Schools Cheat Girls”, “, dijo que las conclusiones de Gurian eran “estereotipos de primer orden” que limitan la creatividad de los niños y otras opciones.

 

Sin embargo, muchos profesores dicen que conclusiones de Gurian coinciden con lo que ven a diario. Más de 40.000 han recibido enseñanzas del The Gurian Institute de Colorado basado en las diferencias de aprendizaje entre niños y niñas.

 

La profesora Jean Demshur a veces reduce la iluminación aula diferenciada para niñas, y ella dice que con frecuencia les da la opción de trabajar en parejas o grupos para canalizar su potencial social. Los cromosomas X extra influyen en su aula, con flores en maceta en el alféizar, un armario lleno de mochilas de color rosa y una hoja adhesiva con forma de corazón pegada a una mesa escrita con una cera de color rosa que dice: “Me gusta su pelo.”

 

Demshur dijo que sus alumnas estaban más tranquilas que en cursos anteriores, y que era más fácil compartir opiniones o que se presentaran voluntarias para las tareas. Rhys Spencer, de 8, alzó sus manos en el aire y exclamó: “¡Es el paraíso!” estar sólo con las niñas.

 

El profesor Todd Reynolds probó a dar saquitos de arena a los niños para ayudarles a liberar energía y estimular la reflexión. Poco después la clase parecía una “máquina de hacer palomitas”, y tuvo que retirarlos. Su manera de organizar las mesas en el aula da a los niños espacio para moverse. Reynolds dijo que la disposición que se le ocurrió en parte porque los muchachos, exhibiendo lo que es a menudo considerado un rasgo femenino, estaban de “cháchara” todo el día.

 

Reynolds dijo muchachos tenían más probabilidades que en años anteriores de pedir ayuda, y algunos, que habían sido considerados, tímidos estudiantes ahora “parecían brillar.” Dijo que la emocionados de ver un grupo de varones sobresaliendo en escritura e intercambiando ideas.

 

La escuela no tiene aún los datos suficientes para juzgar la experiencia, pero Howard señaló que los niveles en que se implantó la Educación Diferenciada mejoraron en muchas materias. Una encuesta a las familias reveló que casi la mitad de los niños y casi dos tercios de las niñas tenían una mejor actitud hacia la escuela.

 

Algunas escuelas han hecho algún intento de implantación de la Educación Diferenciada pero sin éxito. Twin Ridge Elementary School en el Condado de Frederick empezó a ofrecer aulas para niños en 2004, pero las eliminaron el curso pasado debido a la falta de interés de los padres. Los estudiantes en las aulas de niños no lo hicieron mejor en los exámenes que los niños en clases coeducativas.

 

Frances R. Spielhagen, un profesor asistente de educación en Mount Saint Mary College en Nueva York que ha estudiado clases diferenciadas en un centro escolar público durante tres años, dijo que encontró algunos beneficios para los niños en artes y lenguaje y para las niñas en matemáticas. Pero a medida que el movimiento se expande, Spielhagen dice que está preocupado sobre los maestros que implanten estos nuevos programas no tengan más que un conocimiento superficial de cómo los niños y las niñas son diferentes.

 

“No se puede simplemente separar niños y niñas y pensar que algo mágico va a ocurrir”, dijo.