Resumen entrevista de Silvia Rueda a Joseba Barturen en el periódico digital Vigometropolitano publicada el 07-03-08

LA EDUCACIÓN DIFERENCIADA REDUCIRÍA LOS INDICES DE FRACASO ESCOLAR.

“Lo más preocupante son los índices de fracaso escolar que hay en Galicia y en España, en general”, con estas palabras comenzó Joseba Barturen la conversación con Vm acerca de la educación diferenciada. Y es que su objetivo, como delegado en Galicia de la European Association Single-Sex Education (EASSE), es luchar contra esta lacra social que tanto preocupa a los profesionales de la educación.

Como forma de combatir este fracaso, la EASSE propone la separación en las clases de niños y niñas porque así “existen estudios internacionales, como el que se hizo en Australia con 270.000 estudiantes seguidos durante seis años, que demuestran que los jóvenes de la educación diferenciada sacaban entre un 15 y un 22 por ciento mejores notas que aquellos que estudiaban en la enseñanza mixta, todos ellos en colegios públicos”. En España, sin embargo, “este sistema está centrado en colegios concertados y alguno privado. No es un planteamiento que quieran instalar en la enseñanza pública de momento”, añadió.

Esta falta de iniciativa de parte de las autoridades españolas lleva, según Barturen, a que “muchos padres interesados en este tipo de enseñanza no tengan posibilidades de acceder a ella”. Señaló, además, que la causa de la escasa presencia de estos centros es “política, porque se relaciona mucho la educación diferenciada con la educación que había hace sesenta años. Creen que es una cosa anticuada, pasada de moda, y sin embargo no es así. En América, Australia y Europa se están haciendo estudios que demuestran que la educación diferenciada tiene sus ventajas, tanto para los niños como para las niñas”.

Joseba considera que actualmente se “oculta” el fracaso escolar. En este momento, por ejemplo, un niño que suspenda las matemáticas de primero, segundo y tercer curso, sólo le habría quedado una asignatura, se unifican. Considera que es un “sin sentido” que coloca al nivel educativo de España “muy por debajo de donde deberíamos estar en comparación con el resto de Europa. La legislación no está ayudando a que los alumnos se desarrollen como deberían”.

Distintos ritmos cognitivos

EASSE defiende que las diferencias cerebrales entre niños y niñas de la misma edad se traducen en distintos ritmos cognitivos y formas de aprendizaje. Indican que los contenidos y metas académicas deben ser los mismos para ambos, pero la eficacia será mayor utilizando métodos docentes adaptados a sus peculiaridades.

Entre estas incompatibilidades se encuentran el que “las niñas en infantil y primaria son más hábiles en destrezas verbales y motricidad fina, aventajando a los varones en lectura y escritura. Los chicos, sin embargo, en secundaria, aventajan a las niñas de su misma edad en lógica matemática, capacidad espacial y razonamiento abstracto”.

Además, añaden, en la docencia masculina la competencia es un elemento esencial, mientras que en las féminas es la colaboración. La relación entre ellos y el profesor suele ser de confrontación mientras que ellas buscan la afectividad. El pensamiento de los chicos, dicen es deductivo y el de las chicas inductivo.

Finalmente, subrayan que “en la explicación de una misma materia, los varones retienen mejor los datos objetivos, las niñas los subjetivos. Son más movidos y necesitan más disciplina sin embargo, la madurez física y psíquica de las jóvenes en secundaria las hace más capaces y responsables”.

Atendiendo a estos puntos, Joseba Barturen apuesta porque la solución más eficaz para reducir el 33 por ciento de fracaso escolar de los alumnos españoles reza en la “atención a las diferencias en el aprendizaje de niños y niñas”.