Orientador escolar.
Licenciado en Psicopedagogía.
Máster en Neuropsicología y Educación.
Profesor C.U. Villanueva (Ad. Universidad Complutense).

¿Podría darnos una definición de lo qué es la educación diferenciada?
Aunque me parece que no hay ninguna definición digamos “oficial” del término podemos decir que se entiende educación diferenciada a un modelo de agrupamiento de los alumnos, ya sea en un colegio, un aula o en alguna asignatura, según su sexo. Con el objetivo de educarles teniendo en cuenta las características peculiares de cada sexo.

Luego hay diferencias entre los sexos.

Evidentemente. Aunque conviene matizar que el que existan diferencias no quiere decir que haya una jerarquía o una sumisión, que un sexo sea superior al otro. Se parte de la base que todas las personas tienen la misma dignidad, los mismos derechos, ahora bien, la mujer tiene unas características que le son propias por ser mujer y el hombre otras que le son propias por ser hombre. Curiosamente esas características se tienen en cuenta en algunas circunstancias y pretenden obviarse a la hora de educar.


¿Qué destacaría como aportación de la Educación Diferenciada a los alumnos que asisten a centros de este tipo?
Son varias pero me centraré en tres que me parecen de suma importancia teniendo en cuenta la situación de la sociedad actualmente.

Una es que en los centros de educación diferenciada, los alumnos superan con más facilidad los estereotipos de género . Tanto las chicas como los chicos, al verse, digamos “libres” de ser examinados por compañeros de su edad del otro sexo, se inhiben de estereotipos de género y hace que adopten actitudes y roles que no adoptarían si se encontrasen en un ambiente de enseñanza mixta.

Por otro lado la de resultados académicos, tanto de los chicos como de las chicas, en un ambiente de educación diferenciada es notable. En algunos centros en los que se experimentó con agrupamientos por sexos para algunas asignaturas, la mejora llegó a ser casi del 40% en las calificaciones académicas. Es decir, la educación diferenciada debe de ser tenida muy en cuenta como un posible medio de mejorar las calificaciones academicas, en otras palabras, para luchar contra el fracaso escolar.

Por último, y para no extenderme más, la mejora del alumnado en la disciplina y orden es digna de mención. Considero que la educación diferenciada es una buena solución para luchar contra el acoso escolar así como para prevenir la violencia denominada de género.