Noticia publicada en el ABC el 18 de julio de 2011 (ver)


Desestima el recurso presentado por UGT y avala el derecho de Educación al renovar a los centros docentes de Educación Diferenciada

La decisión del alto tribunal la daba a conocer ayer la Xunta, en una sentencia que no admite lugar a dudas al respecto del recurso contencioso administrativo presentado por UGT sobre el que considera que la enseñanza mixta «no constituye un factor determinante» para el acceso al régimen de conciertos educativos. Según reza, con la renovación a estos centros diferenciados por sexos, los mismos a los que en su día el bipartito notificó su exclusión, la Administración autonómica gallega cumple con el deber de garantía que le impone la Ley Orgánica 2/2006 de Educación (LOE) que prescribe que las administraciones educativas «deberán regular la admisión del alumnado en centros públicos y privados concertados de tal forma que se garantice el derecho a la educación, el acceso en condiciones de igualdad y la libertad de elecciones de centros por padres, madres y tutores legales».
Por ello y según se desprende de la Orden de enero de 2009, «podrán renovar o suscribir el concierto educativo aquellos centros privados que satisfagan necesidades de escolarización» en las que el principio de coeducación opera como un criterio de preferencia «y no como una exigencia para el acceso a este régimen». El departamento dirigido por Jesús Vázquez destaca, así, que «respeta la legalidad en sus actuaciones» y considera que no renovar los conciertos a estos cinco centros sería «incurrir en una ilegalidad».
La sentencia tumba, por tanto, el principal argumento esgrimido en la anterior legislatura por la que fuera conselleira de Educación, la socialista Laura Sánchez Piñón, que decidió no conceder el concierto a cinco centros gallegos de educación diferenciada bajo el criterio de que infringían la LOE y avala la actuación de la Xunta bajo mandato popular. Era la cartera de Jesús Vázquez Abad la que daba marcha atrás a la decisión del bipartito, a través de una orden de 26 de agosto de 2009, recién llegado el equipo de Alberto Núñez Feijóo a la Xunta de Galicia; renovando el concierto a todos los centros que ya lo tenían en el curso 2007-2008, entre los que se encontraban «Montespiño» y «Peñarredonda», en La Coruña; y «Montecastelo», «Las Acacias» y «Aloya», en Vigo. Solo uno de los centros gallegos de educación diferenciada, el «Colegio Nebrija Pardo Bazán», en As Pontes, quedaba eliminado al no alcanzar el número mínimo de alumnos necesario para acceder a la avenencia.
La Administración gallega destina cada año 259,1 millones de euros para el pago de los conciertos, con lo que se cubre el salario de los docentes y otros gastos como luz, calefacción, material de oficina y las nóminas del personal de administración y servicios. Los conciertos actuales dan cobertura a 255 centros —106 en Pontevedra, 102 La Coruña, 29 en Ourense y 18 en Lugo—, que ofrecen clases de educación infantil, primaria, ESO o ciclos formativos de grado medio y superior.