Ante la reciente publicación en el DOG de la orden de conciertos, en la se supone la retirada de conciertos a los centros que han optado por la Educación Diferenciada, EASSE-Galicia quiere aclarar los siguientes extremos:
La LOE, en su artículo 84 sobre la admisión de alumnos dice: “En ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.
Entendemos que discriminar, es decir, dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, etc. no es admisible en ningún ámbito como así nos lo garantiza nuestra Constitución.
En lo concerniente a la enseñanza, para que se produzca discriminación es necesario no tanto la separación como el trato de inferioridad que se pueda producir en este caso entre hombres y mujeres. Es decir, existe discriminación si en una escuela se da trato de inferioridad a un niño/a o grupo de niños/as, independientemente de que se encuentren juntos en un centro de educación mixta o separados en un centro de educación diferenciada.
Es la UNESCO, en su artículo 2 en su Convención contra la Discriminación en el Ámbito de la Enseñanza la que define claramente su dimensión y dice que no se considera discriminación a “La creación o el mantenimiento de sistemas o centros de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino, siempre que estos sistemas o centros ofrezcan facilidades equivalentes de acceso a la enseñanza, dispongan de un personal docente igualmente cualificado, de locales escolares y de un equipamiento de igual calidad, y permitan seguir los mismos programas de estudio o programas equivalentes”.
Los centros de Educación Diferenciada tienen un profesorado cualificado, ofrecen el currículo según la legislación vigente y sus instalaciones son de gran calidad. Por lo cual, no se puede decir que estos centros discriminen por razón de sexo.
En la Orden de Conciertos de 9 de enero de 2009 no se prohíbe la Educación Diferenciada y recoge lo que la LOE, en su disposición adicional vigésimo quinta, dice de la igualdad entre hombres y mujeres: “Con el fin de favorecer la igualdad de derechos y oportunidades y fomentar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, los centros que desarrollen el principio de coeducación en todas las etapas educativas, serán objeto de atención preferente y prioritaria en la aplicación de las previsiones recogidas en la presente Ley, sin perjuicio de lo dispuesto en los convenios internacionales suscritos por España”.
En esta disposición está implícitamente aceptada la Educación Diferenciada y, además, hace referencia a que eso será “sin perjuicio de lo dispuesto en los convenios internacionales suscritos por España”, en clara alusión al artículo de la UNESCO explicado en los párrafos anteriores.
Teniendo en cuenta lo anteriormente explicado, queda claro que en los centros de Educación Diferenciada no se establece ningún tipo de discriminación y, al igual que cualquier otro centro de iniciativa social, tiene derecho a su sostenimiento con fondos públicos