1. Los niños aprenden a su propio ritmo de desarrollo en la escuela primaria.

¿Qué significa eso? Esto significa que las niñas aprenden a leer antes de lo que lo hacen los niños, y suelen hacerlo mejor en la escuela sobre todo en los primeros años. En un ambiente de niños, éstos son capaces de desarrollarse a su propio ritmo. No son juzgados en comparación con las niñas. No comienzan su vida escolar con el sentimiento de que están detrás. Como resultado no pierden el interés por la escuela ni por la lectura.

2. Los niños maduran más tarde que las niñas física y socialmente.

Una escuela para niños les proporciona un poco más de tiempo para crecer socialmente. Les protege de la presión de la sociedad para que se relacionen con las niñas antes de que estén preparados. Se les evita dedicar tiempo tratando de impresionar a las niñas, y les permite centrarse en sus tareas escolares y en el ser niños.

3. Los niños no tienen límites en su energía física.

Los chicos tienden a relacionarse físicamente con el mundo. Lo que el Dr. Stephen Johnson llama el “principio del palo”. Cuando vas a caminar por un bosque con niños, todos ellos, lo primero que hacen, es coger un palo. Las niñas no hacen esto. Pero a los niños les gusta “tocar” el mundo, se asoman a él y lo exploran físicamente. Es esta energía masculina la que está en la raíz de la mayoría de los problemas de conducta y de disciplina a una edad temprana. Los chicos son más físicos. Tienen que moverse. Es más posible que caigan o golpeen cosas. En una clase con niñas, este comportamiento que es normal en los niños desentona y a menudo parece inadecuado o incorrecto.

En un aula para niños, podemos utilizar y dirigir esa energía masculina, y ayudar a los niños aprender a manejar su cuerpo y su fuerza física. Porque tienen salidas positivas para su energía y se centran mejor en el aula.

4. Los niños son esencialmente desordenados.

Este parece ser un rasgo masculino que no cambia con la edad. Ya en 1800, Thomas Huxley escribió: “Quizá el resultado más valioso de toda la educación es la capacidad de hacerte hacer lo que tienes que hacer, cuando lo tienes que hacer, te guste o no, es el primera lección que debes aprender, y sin embargo es probablemente la última lección que se aprende”.

Simplemente paseando por cualquier pasillo en un colegio de educación infantil en los intercambios de clase o cuando ha terminado el horario escolar se pueden ver ejemplos de la desorganización de los niños. Para los varones, que tienden a vivir en el momento y no siempre pensar en el futuro, encontrar los libros en el momento adecuado, el tener los armarios organizados, y llegar a clase con las camisas bien puestas puede ser un desafío abrumador. Por desgracia, los muchachos necesitan capacidad de organización para tener éxito en la escuela y en la vida. En una escuela diferenciada para niños, podemos centrarnos en ayudar a desarrollar esas habilidades a través de programas y un horario que se dedicará de tiempo para este fin.

5. Los niños son creativos.

Sabemos que, si les damos la ocasión, a los niños les encanta crear. Se “lanzan” a la música, el arte, el teatro y la escritura creativa. La mayoría tiene un fuerte lado artístico. Pero en un ambiente coeducativo, muchos varones simplemente no eligen estas actividades.

Ellos no intentan unirse al coro a causa de algún estereotipo social equivocado en el sentido de que esta actividad no es masculina. En una escuela con coeducación son principalmente a las niñas que cantan.

En una escuela diferenciada los niños pueden explorar su lado creativo sin miedo, asumiendo riesgos y desarrollando una perspectiva más amplia.

6. Los niños son grandes líderes.

Los chicos pueden hacerse cargo de la responsabilidad desde una edad muy temprana. Proporcionándoles la ocasión, se harán cargo, ayudarán a otros y lograrán grandes objetivos. En un ambiente coeducativo no podrán tener las mismas oportunidades de ser líderes tal vez debido a que la energía masculina, de la que ya hemos hecho referencia, o porque no son tan organizados como las niñas o dispuestos para ser voluntarios. La presión de los compañeros puede impedir que ellos se conviertan en líderes.

En ambiente diferenciado, no tienen escapatoria. Tienen que asumir todos los papeles. Aprenden a ser líderes y a trabajar formando parte de un grupo con otros chicos.

7. Los niños asumen riesgos.

Los chicos tienden a actuar primero y pensar después. A menudo, asumen riesgos sin darse cuenta de cuáles son estos riesgos. Esto puede ser bueno, algunos de los mayores logros de la civilización empezaron con alguien que tomó un riesgo. No se trata de eliminar rasgo masculino. Se trata de educar y ayudar a los niños a tener el juicio necesario para que no se lastimen o lastimen a otras personas.

8. Los niños hacen grandes amigos.

¿Qué es la amistad para los niños? Cambia a medida que crecen. Amistad es cada niño de su clase que le ayuda a buscar durante el recreo un diente en la nieve, prometiéndole continuar ayudándole en el siguiente recreo.

A medida que los niños maduran, sus amistades son más profundas. He aquí una lista de lo que los muchachos dicen acerca de lo que significa ser un amigo: ser leal, animar, fiarse, preocuparse y ayudar, alguien del que puedes depender.

Lo que niños aprenden sobre la amistad va a enriquecer sus vidas. Muchas de las amistades que se forman aquí, de hecho, van durar toda la vida.

9. Los niños son divertidos.

Los hombres tienden a tener un irreverente sentido del humor. Lo usan para afrontar problemas y para relacionarse. Y ese sentido del humor empieza muy pronto. Los chicos se hacen reír unos a otros, y hacen que sus profesores se rían. Siempre están contando chistes, a menudo muy malos, o imitándose unos a otros o a sus profesores.

En una escuela diferenciada de niños el sentido del humor está en todas partes. Cuanto más podemos alentar ese sentido del humor, mejor les prepararemos para las relaciones con otras personas y para prosperar en el mundo real.

10. Los niños necesitan modelos masculinos.

Los chicos necesitan modelos masculinos para ayudarles a crecer y desarrollarse. Necesitan hombres a su alrededor que les muestren diferentes maneras de ser hombre.

Hoy en día los padres son mucho más activos en la educación de sus hijos de lo que lo solían ser y eso es bueno. Pero, aun así, durante los primeros años, los niños pasan muy poco tiempo rodeados de hombres.

En una escuela diferenciada habrá un número importante de maestros (hombres) con distintas habilidades. Algunos de ellos serán entrenadores, músicos, otros tendrán una gran pasión por el teatro o la poesía o la ciencia o Inglés.

Y estos maestros marcarán una gran diferencia en sus vidas.

Otra cosa que aprenderán de los maestros será cómo se relacionarse con las mujeres.