Ante los ataques a la libertad de Educación de la que están siendo objeto los padres que han optado por centros en los que la Educación Diferenciada es el modelo de agrupamiento de los alumnos, así como sus trabajadores y directivos, el sindicato USO y la asociación de padres CONCAPA han enviado sendos comunicados que a continuación resumimos.

 

 

Para FEUSO la Enseñanza Diferenciada es una opción educativa y pedagógica igual de legítima que la coeducación.

 

En su nota la Federación de Enseñanza de la USO quiere transmitir a los centros, sus trabajadores, a las familias, a los alumnos y alumnas y a la opinión pública su apoyo decidido por este modelo de agrupamiento de alumnos.

 

Apoyo que basa en los principios que posibilitan la existencia de cualquier escuela privada, sea concertada o no, tal y como lo han afirmado diversas sentencias nacionales e internacionales.

Hace referencia también a, bajo ningún concepto, puede afirmarse que este modelo educativo sea discriminador o segregador, tal y como denuncian los partidarios de la coeducación como modelo exclusivo.

 

Manifiesta su oposición a cualquier forma de discriminación ya sea con fondos públicos o privados, ya que atentaría contra los principios más elementales de la convivencia democrática.

 

Para FEUSO la elección de una determinada opción pedagógica debe quedar salvaguardada por el respeto a la autonomía de los centros, a la protección de su identidad y a su carácter propio.

 

Las Administraciones y los poderes públicos tienen la obligación de garantizar el derecho a la educación de todo el alumnado en condiciones de igualdad.

 

Hace referencia también a que no existe ninguna norma nacional ni internacional que prohíba la Educación Diferenciada.

 

Acaba su comunicado diciendo que “emprender acciones políticas y jurídicas contra este tipo de centros, una minoría, implica desde nuestro punto de vista un ataque sin precedentes a la política de equidad en la educación y a la capacidad de elección de centro de muchas familias como así lo asegura la Constitución Española.

 

 

CONCAPA por su parte ante la pretensión de determinadas Administraciones de excluir del sistema de conciertos a los Centros que siguen el modelo de educación diferenciada recuerda que se trata de una opción pedagógica perfectamente legítima, avalada no sólo por sus buenos resultados sino también por nuestra Constitución, Tratados Internacionales y por la Jurisprudencia. Igualmente, destaca su progresiva implantación en los países de nuestro entorno, incluso en la red pública.

 

 La CONCAPA, a la que pertenecen más de tres millones de familias, afirma que “la exclusión de estos Centros del sistema de conciertos perjudica muy seriamente a las familias que, en el ejercicio de sus Derechos Fundamentales, se decantaron por esta opción legítima, y a quienes ahora se pretende usurpar su derecho a la gratuidad de la enseñanza”.

 

Añade que por otra parte, es un ataque a la libertad de enseñanza que supone que, siendo los todos los padres iguales a la hora de pagar sus impuestos –para obtener, entre otras cosas, la instrucción escolar de sus hijos- a ellos corresponde elegir el tipo de educación que desean y, por tanto, si prefieren educación mixta o diferenciada. Siendo evidente que la diferenciación de los alumnos por sexos es perfectamente legal, no existe razón alguna para impedir que estos Centros –y, por tanto, las familias que escolarizan a sus hijos en ellos- se beneficien de un derecho que el artículo 27.4 de nuestra Constitución nos reconoce a todos.

 

Entiende que privar a estas familias de su derecho por sus convicciones pedagógicas legítimas constituye una flagrante discriminación, una patente arbitrariedad. Se desvela de nuevo la cada vez menos oculta intención de imponer un sistema educativo uniforme, contrario a los principios democráticos más básicos, como la libertad ideológica y el pluralismo.

 

Y afirman que se ven la obligación de recordar el derecho que asiste a las familias a elegir el tipo de educación que deseamos para sus hijos. 

 

La nota de la CONCAPA afirma que “la tendencia en los países de nuestro entorno es que la educación sea lo más personalizada posible, ajustándose a la singularidad y diversidad de los estudiantes, singularidad y diversidad patente entre el sexo masculino y el femenino, por cuanto las características no sólo físicas sino también psicológicas son diversas. La coeducación está en retroceso en los países de nuestro entorno y, de hecho, los mejores datos escolares en el ranking mundial los ofrecen los centros docentes de educación diferenciada”.

 

Por último destaca que la medida afectará principalmente a las familias con menos recursos que, se verán económicamente imposibilitadas a ejercitar su derecho a elegir libremente el colegio de sus hijos.